El babydoll, el colaless y la lencería de seda, hace algunos años eran las prendas preferidas para vestir sexy, sobre todo en ocasiones especiales. Sin embargo, un reciente estudio realizado por la marca de lencería chilena con más de 75 años de historia, Flores, revela que el sentirse bien consigo misma, en cuanto a aspecto y vestimenta es lo primordial, lo que se demuestra en los cambios de consumo.

Uno de los datos más reveladores que entregó la encuesta, es que un 76% de las chilenas utilizaría el color rojo exclusivamente para sentirse sensuales y lindas consigo mismas, y solo el 24% vestiría de ese tono para seducir a su pareja.

Este dato confirma la tendencia que se incrementa a pasos agigantados no sólo en Chile sino también en buena parte del mundo, y que llama a vestirse considerando el amor propio, aquel que vela por la comodidad, el bienestar y no el “qué dirán”. Un concepto que va de la mano con el movimiento Body Positive –que promueve la aceptación del aspecto físico propio y de los demás sin caer en prejuicios- y que se refleja en los resultados de este estudio realizado por Flores a más de 2.500 chilenas en un periodo de 3 meses.

Las cifras hablan por sí solas

Con el paso del tiempo, la ropa íntima ha tomado mayor protagonismo en la vestimenta de la mujer, pasando de ser un elemento solamente funcional, a ser prendas que reflejan la personalidad. Esto lo confirman las cifras: el 77% de las mujeres elige, antes de salir, especialmente la ropa interior que utilizará, mientras que el 23% restante no suele elegir sus prendas.

Prendas como el colaless, que por mucho tiempo fue la preferida por la mujer para toda ocasión, hoy han tomado un uso más específico, dependiendo de la tenida que se use, así como también el bikini, pantaleta o cullote, lo que depende del día y la ocasión.

Los sondeos demuestran que solo un 13% de las mujeres entre los 18 y 40 años prefieren el colaless y un 29% el calzón tradicional. Y mientras más cómodo mejor, pues solo 3 de cada 10 mujeres optan por un calzón tipo bikini (31%), mientras que el resto elige uno de pretina alta (69%).

En cuanto a la elección del sostén, sigue existiendo una mayor preferencia por aquellos que levantan y realzan el busto. Y ante la pregunta si les gustaba o no el sostén Strapless Push Up, el 86% afirmó que le encanta, mientras que solo al 14% no le gusta.

Precisamente la ocasión en la que será usada, es otro de los ítems decisivos a la hora de adquirir ropa interior. Ya no importa solamente el hecho de que es necesario usar algún tipo de prenda íntima, sino cómo ésta combina su función y comodidad con las actividades a realizar durante el día. Es así como el estudio de Flores arrojó que el 75% de las mujeres dice ser una fanática de los calzones sin demarcación, ideales para usarlos con vestidos o pantalones ajustados.

Son tendencias que demuestran el gran cambio que se está generando en la mente femenina dentro del mundo de la moda. Los calzones de pretina baja, por ejemplo, han disminuido su popularidad y los de pretina alta o a la cintura, han cobrado gran interés, de la mano con la menor venta de los antaño populares pantalones de tiro corto o a la cadera, íconos de cantantes como Britney Spears y Christina Aguilera. De esta manera, y según la encuesta de Flores, el 69% de las mujeres opta por adquirir de este tipo, lo que las hace sentir no solo más cómodas, sino también femeninas y lindas.

¿Y tu, qué tipo de ropa interior prefieres?

Lee más de este artículo, aquí.